sábado, 4 de marzo de 2017

La falta de motivación en la sociedad actual

¡Hey!

Hacía bastante tiempo que no me sentaba a hablar directamente con vosotros. Como estáis viendo, estoy menos activa en el blog - aunque por suerte no suele pasar más de una semana entre una entrada y otra - y a veces siento que no os atiendo lo suficiente.

Los artículos de opinión os suelen gustar tanto como a mí contrastar vuestros puntos de vista con el mío. Además, más o menos solemos tener la misma edad los administradores de los blogs y eso hace que en muchas ocasiones nuestras sociedades se correspondan. Así pues, un tema que me rondaba en la cabeza desde hace bastantes meses (si no años) es lo que leéis en el título: allá donde miro, la falta de motivación es evidente.

Y yo soy la primera que la experimenta, no os creáis que esta es una crítica hacia aquellos que la sienten. Simplemente me parece muy sorprendente que ahora la respuesta habitual a cuando alguien pregunta a una persona joven qué le gustaría estudiar es un "no lo sé" con una caída de hombros que en el mejor de los casos se debe a una confusión mental y en el peor a una indiferencia total.

¿Qué ha pasado para que ninguno estamos convencidos de a qué nos queremos dedicar?

Quizás tiene algo que ver el sistema de educación implantado en España y que consiste en dar muchísimas páginas de teoría y poco tiempo para memorizarla. Porque sí, aquí en su mayoría memorizamos: es imposible entender más líneas que minutos tenemos, y más cuando la información es excesiva y en ocasiones incluso innecesaria. Así que nos limitamos a intentar aprobar y si tenemos suerte, quizás acabemos entendiendo algo de los documentos de tinta que almacenamos en la cabeza y que olvidaremos unas horas más tarde de realizar el dichoso examen. Porque claro, tu capacidad se mide en un test de hora y media que te convierte en un número.

Aún así, y aunque creo que la razón principal es la descrita en el párrafo anterior, también existe otro componente y es que parecemos que no nos conformamos con nada. Antes no era posible elegir, pero en nuestros tiempos muchos sí tenemos esa opción y en nuestra perpetua búsqueda para ser felices nos es difícil despejar la incógnita. El estar en una carrera y ver cómo nadie en tu grupo se siente mínimamente emocionado por recibir clases de lo que se supone que trabajaremos, u observar cómo varios ya saben que van a abandonar es desesperanzador.

No sé por qué existe esta falta de motivación, pero yo diría que es una mezcla de lo que os he comentado aquí. ¿Qué opináis vosotros? Me encantaría que me contárais vuestras experiencias con este tema. Espero que os haya gustado, y hasta la próxima... que la suerte esté siempre de vuestra parte.

11 comentarios:

  1. ¡Hola!
    La verdad es que estoy muy de acuerdo contigo, nos obligan a memorizar temas y temas de los que luego acabamos recordando poco y lo basan todo en a ver cuanto puedes memorizar y no cuánto puedes aprender.
    Con respecto a lo que dices sobre el futuro creo que al ofrecer tantas posibilidades y mostrar tan poco lo que son en realidad con prácticas o cosas que realmente puedan despertar tu interés nos desanimamos. Eso sumado a que nos obligan a decidir con a penas 14 años pues es lógico que muchos anden perdidos.
    Muy buena entrada, nos leemos :) x

    ResponderEliminar
  2. Hola, me encantan este tipo de entradas.
    El sistema educativo quedó pegado a un tipo de sociedad que ya no existe. Cuando surgió, era para formar mano de obra y docilizar a la población, amoldarla y hacerla a ciertos objetivos sociales. Te recomiendo el documental La educación prohibida, está en youtube. Se necesitó clasificar a la gente, por eso el tema de calificarla.
    Creo que hoy día hay una crisis. Por un lado, no se lee como antes. Yo soy profe y en la facultad noto que comienzan una carrera sin ganas. Por ejemplo, me dicen que yo no leo porque no me gusta, y la carrera que escogieron es pura lectura. También creo que la elección de lo que uno quiere ser está muy pegado a cuestiones económicas. Muchos querrán ser pintores o escultores, pero saben que no ganarán dinero y eligen otras carreras. Yo de niña quería ser escritora, pero como mi familia era pobre, no me lo planteé como salida laboral.
    Por suerte, hay otros modelos educativos que vienen moviendo las bases de las educaciones de siglos pasados que persisten aún hoy día. Según algunos expertos, se viene una escuela abierta, donde la gente pueda estudiar lo que desee y cuando lo desee, en sus casas, por tutorías, de manera algo autodidacta. Es lo que muchos ya hacemos. Yo aprendí de todo gracias a tutoriales online.
    Otro tema es la confusión entre el ser y tener (genial el libro de Fromm). Algunos alumnos dicen cuando les preguntás qué quieren ser: "Yo quiero tener una casa, un auto y una esposa tipo modelo top". Confunden el ser con lo que uno tiene. Entonces, no podés tener un auto, no sos nadie, sos infeliz. Igual se piensa "Yo quiero tener una carrera y una profesión".
    ¡Qué tema interesante! Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!
    Me gusta mucho que hayas elegido este tema para desarrollar en el blog, porque la evrdad es que este problema es real. Sinceramente yo tampoco me siento motivada y esa es una de las razones por las que no me decido por una carrera, porque siento que ninguna me va a llenar completamente.
    Yo creo que la culpa aparte del sistema (que nos considera números) también está el problema de que nos hacen elegir demasiado jóvenes, es decir, no puedes hacerte un tatuaje porque quizá te arrepientas más tarde como dicen los padres, ¿pero sí puedes elegir la carrera que te hará tener un trabajo que deberás desempeñar el resto de tu vida? No creo que estemos preparados, y muchas veces estamos desinformados, nadie nos dice nada.
    En fin, espero que algún día podamos superar este problema.
    Genial entrada :D
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar
  4. ¡Holaa! Vaya que has abierto un tema muy interesante para el debate, ciertamente ahora somos más de: ve por lo que te vaya a traer más solvencia, por aquello que te haga ganar más dinero. Y es una forma triste de vivir, así casi me toca, estuve un año estudiando algo que no me llenaba para nada, incluso llegué a sentirme atrapada, lo pasé horrible pues. Finalmente mis papás se dieron cuenta, y hablando salió que no estaba en lo que me gustaba, y me cambié, llevo casi dos años en una carrera que me gusta mucho, psicología, y espero terminar y seguir preparándome ;)
    Esa libertad para elegir es lo que se debe fomentar, que los niños, jóvenes, se sientan capaces y seguros de sus decisiones es algo, que a mi parecer, tiene que ser importante ;)
    ¡Besitos! :3

    ResponderEliminar
  5. Hola! Yo hace tiempo que ya dejé los estudios pero la verdad es que estoy totalmente de acuerdo contigo. Cuando yo estudiaba, pasaba lo mismo, era tanto lo que había que estudiar, a veces cosas innecesarias como comentas, sin motivarnos por lo que estábamos haciendo porque la mayoría de los profesores se dedicaban a leer la teoría que a la hora de elegir que seguir estudiando no sabíamos que camino tomar. Es una pena que siga pasando eso, porque al final gente que podría estudiar lo que quisiera no lo hace porque o ha perdido la ilusión o no sabe que camino tomar.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Hola guapi!
    Yo también tuve mi época de indecisión pero por que nosé de qué es lo que me saldrá trabajo, de que me sirve estudiar una cosa si luego no voy a ejercer, mañana justamente empiezo las prácticas de grado superior y espero que al terminar me salga algún trabajo relacionado con lo mío. La verdad que la educación está fatal y cada vez que la tocan la cagan aún más, y tienes razón que porqué hay que estudiar cosas que luego no te va a servir de nada, como tanto tesón en hacer los análisis sintácticos enserio lo vamos a utilizar alguna vez o las ecuaciones, cuando vas a comprar no hace falta hacer un sistema de ecuaciones. Normal que los alumnos se aburran.
    Muy buen debate ^^
    Un besito!

    ResponderEliminar
  7. Hola :)

    Primero que nada, acabo de conocer tu blog de casualidad y me quedo por aquí desde ya.

    Con respecto al tema que planteas te doy toda la razón, hay una desmotivación tremenda, pero no solo ahora, quizás ahora es más evidente, pero antiguamente cuando yo entré en la universidad también pasaba. Creo que esto pasa porque no tenemos claro "que queremos ser", de pequeños si que se suele decir "yo quiero ser medico" o "quiero ser profesora", pero de mayores a la hora de la verdad muchas veces elegimos profesión según donde haya más salida laboral o donde nos lo recomienden, no se estudia algo que nazca de una vocación real que podamos tener. También influye que muchas familias cortan las alas, si por ejemplo quieres estudiar para ser actriz, te dicen que son tonterías, que dejes de soñar y te pongas a estudiar algo de verdad (si, todavía existe gente así), y así es que acabas estudiando algo que no te gusta, desmotivado. Yo en mi caso dejé la universidad, al final me desmotive por estudiar una carrera que no era lo que yo quería y no fue hasta mucho tiempo después que si pude estudiar algo que me gustaba.

    Un besito ^^

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Me parece de lo más interesante lo que has escrito en tu entrada, así que estoy encantada de dejar aquí mi opinión y mi pequeña aportación. Y es que estoy totalmente de acuerdo en que gran parte del problema recae sobre el sistema educativo y su incapacidad de motivar a los alumnos. Hay que aprobar los exámenes y ese es el único objetivo que el alumno tiene. Da igual si es razonando o memorizándolo todo para sin llegar a comprender lo verdaderamente interesante e importante de dicho contenido. No se promueve el interés ni la motivación y eso después pasa factura.

    Y desde luego que es una pena, sobre todo en una sociedad como la actual en la que hay muchas posibilidades y mucha variedad donde elegir.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, concuerdo totalmente contigo!
    Lamentablemente el sistema educativo se preocupa más por dar educación en cantidad antes que en la calidad...lo que provoca que muchos se desanimen y desmotiven ya que hay cosas que se enseñan que sinceramente no sirven de mucho.
    Ojalá que en algún momento se pueda hacer un cambio masivo de mentalidad.
    Un beso!
    (este tipo de entrada me encantan jaja)

    ResponderEliminar
  10. Hooooola! Justo el otro día estaba comentando sobre esto. ¿Cómo nos están enseñando realmente? Nos mandan memorizar para luego escupir sobre un examen y al cabo del tiempo no entender qué fue lo que estudiamos y ya no tenerlo en nuestra cabeza cuando, si nos lo enseñaran de otra forma, seguramente lo comprenderíamos, lo asimilariamos y se quedaría más tiempo en el recuerdo sin tener que "hincar codos"

    Así todos nos desmotivamos, la verdad


    Por cierto, te sale como que soy nueva seguidora, y esto es así. Pero realmente lo que pasa es que he cambiado la cuenta con la que asociaba mi blog y entonces aparece como nueva seguidora, pese a que sigo siendo la misma jajajaja Así la otra cuenta la uso únicamente para mi email personal.

    Un besito!

    ResponderEliminar
  11. Creo que tienes toda la razón en lo que dices, el problema está en la educación y en la brecha que existe entre lo que se enseña y lo que se necesita aprender. Muchas veces las clases se centran en adquirir datos innecesarios, porque están en cualquier libro que puedas abrir, en vez de enseñarte herramientas que sirvan realmente para algo. Sobre todo en las asignaturas de letras. ¿Tendría algún sentido que en matematicas te hicieran memorizar la definición de suma en lugar de enseñarte a sumar? Pues eso es lo que hacen en lengua y literatura. Luego hay enseñanzas que se quedan sin cubrir o de las que los alumnos ni siquiera tienen noticia. ¿Qué pasa si quieres ser actor, director de cine, escritor, etc.? No son precisamente carreras precisamente fáciles, requieren mucha preparación que en la educación española no se contempla al contrario que en otros países. Para mí lo peor de la educación en nuestro país es que en lugar de enseñarte a tener una visión crítica y a explotar tu creatividad, intenta meterte convertirnos en gente cuadriculada, que se ajuste a los moldes que han creado para nosotros y luego sales al mundo y te das cuenta de que en la vida real eso no funciona.

    En fin, parece que me he emocionado un poco XD. Me ha encantado tu entrada y espero que hagas más entradas de este tipo, porque tienes unas opiniones muy interesantes.

    Un beso muy grande ^^

    ResponderEliminar

Muchas gracias por utilizar un poco de tu tiempo para comentar y así hacerme más feliz :)

The Hunger Games Mockingjay Pin