domingo, 10 de enero de 2016

Hablemos #6: Si todas las personas fuéramos ciegas

¡Hey!
Hoy os traigo una de esas entradas en las que me gusta contaros mi punto de vista sobre temas actuales. Como comenté en la reseña de Sueños de piedra, tengo una opinión bastante extensa sobre el concepto de belleza actual y la infravaloración que se aplican muchas personas a la hora de mirarse en un espejo. Quizá esté cayendo en el tópico de "La sociedad es una mierda", pero realmente me gustaría hablar un poco sobre lo que entendemos (los jóvenes sobre todo) por alguien "guapo/a".

Atención: Esta es mi opinión. No lo hago por ofender a nadie, sino para exponer mi punto de vista sobre este tema. 
  • Lo primero que es necesario aclarar es que la belleza es subjetiva. Según Wikipedia, la belleza es "algo que sensorialmente produce sensación de placer o sentimiento de satisfacción", y aún así en la misma página hay debate respecto a esa definición. Al igual que a mí un chico me puede parecer guapo, a ti quizá no. Y no pasa nada, ¿sabéis por qué? Porque todos tenemos gustos diferentes y eso es lo que nos hace únicos y especiales. Porque si todos fuéramos iguales, la vida sería un aburrimiento terrible.
  • Ahora pasemos a la propia estética. Creo que todos somos conscientes del avance tecnológico que ha supuesto en este campo, desde un photoshop que alarga piernas y elimina todo tipo de imperfecciones hasta los centros de cirugía estética que transforman por completo el cuerpo humano. No estoy diciendo que esté en contra, siempre que esté en su justa medida: el problema viene cuando la presión que ejerce la publicidad engañosa y nuestro propio entorno impacta sobre nosotros de una manera alarmante. Este punto lo comento sobre todo por una conversación que tuve con mis amigas el otro día en el instituto: Estábamos hablando y preguntándonos si en algún momento nos operaríamos en un centro especializado, a lo que la mayoría contestamos que quizás del pecho (yo estoy incluida en este grupo), pero que nada más. Sin embargo, una compañera contestó sin ninguna duda: "Yo tengo claro que me operaré todo." Realmente esa afirmación tan rotunda me hizo pensar y darme cuenta en lo que nos estamos convirtiendo para agradar a los demás y a nosotros mismos. Es triste que necesitemos ver que tenemos un abdomen plano para sentirnos bien.
  • A raíz de esto viene el tan machacado tema del maquillaje: No me voy a expandir aquí, solo decir que soy de aquellas que piensan que es excesivo su uso. Con esto me estoy refiriendo a esas chicas que son incapaces de salir a la calle si una gotita de base o rímel porque no se sienten ellas mismas. Hay muchísimas de mi edad que van todos los días, sin ninguna excepción, maquilladas a clase, y realmente veo innecesario que por eso cuando la gente me ve salir de clase, me diga con tono de sorpresa: "¿Cómo es que no llevas nada de maquillaje?". Porque todo el mundo lo haga, no puedes presionarme para pintarme cada 24 horas. Llega a ser una obligación, y ese es un concepto claramente equivocado. También tengo que decir que cada uno es libre de hacer aquello que le plazca: De hecho, yo soy la primera que al salir por ahí me gusta combinar colores de la gama crómatica hasta dar con la sombra perfecta o ponerme un pintalabios que resalte, pero lo hago porque quiero, porque me gusta, y porque no me dice nadie que lo tengo que hacer. Es algo especial, no algo que tengo que incluir en mi horario y cumplirlo a rajatabla.
  • Y con esto llego al temor que inevitablemente flota entre todos los jóvenes: a nuestra edad, ser guapo/a es increíblemente importante, ya que es lo que determinará a cuantas personas puedes gustar. Es penoso, pero es así: El exterior sí importa. Porque no podemos negar que por norma general nos llama la atención antes alguien atractivo, y que son contadas las personas que te querrán conocer si tu amiga es más guapa que tú. Sé que puede sonar deprimente, pero no estoy aquí para pintarlo de color de rosa sino para ser realista: esas personas que muestran interés por conocerte son las que de verdad importan. No tienes que ponerte mil potingues o comprarte ropa cara para intentar asemejarte a la más guapa de tu clase y así poder subir tu autoestima. Cada persona es diferente, y como dijo una vez Platón (Dios, lo que me está afectando filosofia de segundo de bachillerato), el cuerpo es la cárcel del alma. Deberíamos preocuparnos todos de ver lo que hay dentro.
Y con esto, llego a la conclusión: Ojalá todos hubiéramos nacido ciegos. Habríamos perdido cosas como los colores y formas tan extraordinarias que nos da la naturaleza, pero sería poco que perder en compensación con poder valorar a las personas por nuestras acciones y no por el reflejo que nos devuelve el espejo.
Si todas las personas fueran ciegas, ¿a cuántas impresionarías?
¿Qué os parece? ¿Cuál es vuestra opinión respecto al tema? Espero que os haya gustado, y hasta la próxima... que la suerte esté siempre de vuestra parte.

12 comentarios:

  1. Hola!!
    He de decir que creo que me he enamorado de tu entrada.
    En algunos momentos era como si estuviera escribiendo yo misma.
    Muy de acuerdo contigo, el problema que tenemos es que sí la sociedad es una mierda y si no eres guapo/a tienes que cambiar para complacerlos y sentirte "integrada", cosa que me parece realmente horrible y considero que nadie debería cambiar para gustar a los demás.
    Me encantó tu reflexión <3
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te hayas sentido identificada, creo que se pueden sentir así bastante gente de nuestra edad. Tenemos un problema que deberíamos cambiar, y empieza por nosotros mismos.
      Gracias por pasarte, nos leemos :)

      Eliminar
  2. Hola! Estoy de acuerdo contigo en muchas cosas, pero en ser ciegos no tanto, porque como dices nos perderíamos de un sinfín de bellezas visuales y seriamos incapaces de pintar obras como las que hay, de tomar fotografías e incluso de inventar artilugios. Eso de ser ciego puedes leerlo en el libro de José Saramago: "Ensayo sobre la ceguera" donde nos pinta un mundo donde repentinamente todos quedan ciegos (no de nacimiento, como propones) si te interesa el libro, hay una reseña en mi blog ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja era más una metáfora que otra cosa, pero entiendo lo que dices. ¡Me apunto el libro! Tiene muy buena pinta, gracias :D
      Un beso, nos leemos :)

      Eliminar
  3. ¡Hola!

    Mira que si me has calado hondo con este tema, me he sentido muy identificada con esta entrada.
    Durante un tiempo fui de esas personas que adoraban maquillarse y gustar a los demás, pero si te soy sincera, es agotador.
    Sé que voy a sonar muy trillada, pero es cierto; la sociedad es una mierda.
    Poco a poco nos vamos dando cuenta de que en realidad nunca vamos a ser perfectos, como tu misma dijiste, la belleza es subjetiva, lo mejor es cuando aprendemos a querernos a nosotros mismos como somos.

    Un beso enorme♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que eso es algo que se aprende conforme vas madurando. Supongo que el problema está en que la gente cada vez madura más tarde, si es que alguna vez lo hace.
      Muchas gracias por tu comentario, un beso <3

      Eliminar
  4. Hola :)
    Estoy totalmente de acuerdo contigo, nadie debería cambiar para poder ser parte de algo llamado "sociedad", la sociedad solo judga el exterior sin ni siquiera conocer como eres, todos queremos formar parte de la sociedad pero ¿A qué precio? Por formar parte de la sociedad pagamos un gran precio, pagamos lo que somos, lo que nos hace ser nosotros/as mismos/as. Y eso me parece injusto y muy mal, todos deberíamos ser como somos sin necesidad de disfrazarnos.
    Me ha encantado tu entrada.
    Nos leemos
    Kiss for you

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonita reflexión, me ha encantado lo de que pagamos un precio demasiado alto pot integrarnos. Es sencillamente verdad.
      Creo que lo de llevar máscaras está ahora de moda.
      Un beso, nos leemos :)

      Eliminar
  5. Hola!
    Me encanta ver este tipo de entradas de vez en cuando. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Hoy en día la publicidad nos da una imagen de como deberíamos ser y muchas chicas llegan a sufrir depresión por ese tipo de cosas. Es totalmente cierto que hay gente que no puede sobrevivir sin maquillaje. Vale que si vas a salir te eches un poquito si quieres, pero todos los días e incluso al instituto ir con tres kilos de maquillaje me parece pasarse.
    Ojalá tal y como dices hubiésemos nacido ciegos, porque si no tienes una figura bonita o no eres guapa, ya puede que seas apartada. ¡Qué rabia me dan esas cosas! Cada uno es como es y ya está. Puedes no tener un tipazo pero tener un corazón que no cabe ni en el pecho
    Ya me he desahogado un poquito
    Por si no había quedado claro, ¡me ha encantado la entrada!
    Un beso :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hagamos una revolución.
      Me alegra que aún quede gente en el mundo como tú, que no le parece una barbaridad si digo que está en contra de mis principios ir perfectamente maquillada a clase. A ver si el mundo se da cuenta de que en algún momento todos perderemos la belleza, pero la personalidad seguirá intacta.
      Gracias por pasarte, nos leemos :)

      Eliminar
  6. Hola!
    Super interesante tu entrada, hace pensar un montón las cosas que quizá una valora pero que pudiesen no haber estado nunca.
    Gracias por seguirme, yo también sigo tu blog desde ahora :) Saludos! Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que te haya hecho reflexionar.
      Un beso, nos leemos :)

      Eliminar

Muchas gracias por utilizar un poco de tu tiempo para comentar y así hacerme más feliz :)

The Hunger Games Mockingjay Pin